Inicio Actividades de los CPR CLAVES PARA PLANIFICAR UNA VISITA DE AUTOR EN LOS CENTROS EDUCATIVOS
CLAVES PARA PLANIFICAR UNA VISITA DE AUTOR EN LOS CENTROS EDUCATIVOS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Bibliotecas Escolares Aragon   
Jueves, 20 de Mayo de 2010 10:27
El 11 de mayo de 2010 se realizó en el CPR de Fraga un encuentro entre el escritor Gonzalo Moure y el  profesorado de Primaria y Secundaria sobre Claves para planificar un encuentro con autor en los centros educativos.

La sesión tuvo un carácter de tertulia en la que los asistentes reflexionaron sobre diferentes aspectos propuestos por el autor. 

Se ofrece un resumen de la sesión.
 
Resumen de la sesión:

Se plantea la posibilidad de realizar encuentros virtuales con autor, a través de videoconferencia.
 
Además de la ventaja que tiene este tipo de encuentro en relación con la posibilidad de acercar autores que de forma presencial sería imposible, la videoconferencia tiene la ventaja de permitir dar a conocer el espacio en el que se mueve el escritor/ilustrador de manera habitual, sus paisajes, sus cosas personales…
 
Para que resulte este tipo de encuentros, hay que organizarlos adecuadamente desde el punto de vista técnico: las cámaras, los micros, la iluminación… todo ha de estar a punto para garantizar que funcione. Si a primera vista puede parecer que es una tarea imposible, con tiempo y ¡pocos medios!, es posible realizar videoconferencias con éxito contando con los recursos técnicos de que disponen los centros. En este aspecto los CPRs pueden servir de animadores y encargarse de la organización de los primeros encuentros virtuales con el fin de que profesorado tome modelo.
 
Un aspecto importante que no hay que olvidar es que, como motivación, en los encuentros virtuales el alumnado ha de tener un papel central en la preparación y el manejo de los medios técnicos para tomar el encuentro como algo más suyo.
 
El encuentro virtual es una posibilidad más que hay que ver como  complementaria de los presenciales, y en estos momentos hay bastantes autores dispuestos a comunicarse con los lectores por videoconferencia.
 
El encuentro presencial sigue siendo imprescindible, pero hay que pulirlos. Hay que trabajar para encontrar la manera de que se aprovechen bien.
 
Un primer aspecto que hay que considerar es que un encuentro resultará mejor si antes de su realización, con tiempo, el Centro correspondiente se pone en contacto con el autor para conocer las sugerencias que pueda hacer en relación con la forma de plantearlo.
 
En el encuentro hay que hablar de los temas que interesan a los alumnos, al profesor y al autor y para ello hay que conocer antes la dinámica que prefiere el autor y el autor conocer lo que interesa más al alumnado y al profesorado.
 
Estos contactos previos no suelen ser habituales hasta el momento, pero los autores, en general están dispuestos a ellos puesto que son los primeros interesados en que el encuentro funcione bien. El correo electrónico es un buen medio.
 
Ante el caso más habitual, de que el alumnado haya tenido que leer por obligación determinado libro del autor la mejor solución es preparar la vista debatiendo en clase sobre el libro, de la manera menos académica posible, pidiendo al alumnado el esfuerzo de explicar los porqués del “me ha gustado” o “no me ha gustado“, de forma que sirva de pretexto para la reflexión y la expresión tanto oral como escrita. Para que esto dé resultado, lo mejor es moverse en el terreno de los sentimientos, de descubrir y explicar las emociones de cualquier tipo que la lectura ha provocado, de en qué te ha hecho pensar… y esta es la mejor manera de controlar por parte del profesorado si se ha leído o no el libro. Y siempre hacer ver que leer hace al lector más responsable, ya que le hace plantearse cosas.
 
Siempre se ha de evitar acciones que distancien al alumnado de la literatura: repeticiones, memorizar, fichas obligatorias…
 
Tanto en clase como en el encuentro, no hay que hablar únicamente del libro que se haya leído para preparar la visita. Hay que adoptar un punto de vista más global y hablar siempre de la obra, del oficio y de la visión de la literatura del autor. Es necesario desacralizar el libro y acercar humanamente al escritor.
 
Si bien en clase se han de trabajar cuestiones para plantear al autor, en general, es mejor no preparar preguntas escritas para que las formule el alumnado al autor en el encuentro ya que esto provoca que estén pensando más en el momento en el que les toca preguntar que en los temas de que se habla. Ante los silencios, no hay que intervenir ya que, si se ha creado un clima adecuado, las preguntas van fluyendo a su ritmo y no conviene forzarlas.
 
Es interesante plantearse también el papel del profesorado durante el encuentro. El profesorado, al menos el más directamente implicado, ha de demostrar interés ante el alumnado y participar en la sesión teniendo presente siempre lo trabajado en clase en la preparación de la actividad. Pero si el profesor ha de participar como uno más siempre ha de ser pensando más en el grupo que en su propio interés respecto al autor, evitando adoptar una actitud de experto formulando preguntas de “mucho nivel” alejadas de la realidad de la clase.
 
En cuanto a la realización material del encuentro hay detalles que hay que cuidar, a los que no todos los centros prestan atención, que evidencien que la visita tiene su importancia y que está rodeada de cierto nivel de compromiso.
 
En primer lugar hay que recibir al autor cuando llega. Alguien ha de hacer de introductor en el Centro. Es frecuente el caso de autores que esperan solos en el vestíbulo o en el pasillo a que les “toque entrar”. El autor ha de estar atendido como una manera de valorar la importancia de la visita, no sólo de cara a él sino también de cara al alumnado.
 
La sesión siempre ha de ser presentada y dirigida por alguien, cuidando de que l apersona que se encargue esté informada de a quién presenta y diga cosas adecuadas y nunca el autor se ha de quedar solo con el alumnado para realizar la actividad.
 
Un factor en contra es que, en muchos casos, las editoriales, con un planteamiento muy a corto plazo, cuando programan visitas de autor van a lo comercial sin más, de forma que el exclusivo interés por la venta hace perder valor a la actividad. Pero el Centro ha de dejar ver que un autor o un libro no es un producto más. El autor ha de ser “deseado”, hay que buscar la complicidad con él.
 
Hay que debatir en los centros para qué va el autor y hay que organizarlo todo para facilitar que el escritor entre en contacto con los asistentes.
 
En cuanto a las condiciones materiales de la realización del encuentro, el “escenario” ha de ser lo más cercano posible, mejor la Biblioteca del Centro, y si fuera en el aula habría cambiar su distribución ya que la actividad no es una clase cualquiera. Es importante preguntar antes su opinión al autor para ver qué prefiere.
 
Es interesante plantearse si ha de asistir o no todo el grupo clase, o varias clases, de forma obligatoria. Lo ideal sería rodear el encuentro de un aire de tertulia, más que de conferencia, y se puede pensar en la posibilidad de que sólo asistan un pequeño grupo de voluntarios, contando con que en el aula ya se ha trabajado el autor y su obra, que tendrán un contacto más estrecho con el autor. 
 
El objetivo es conseguir que los asistentes sientan que es posible escribir un libro, a partir del conocimiento de las emociones que han guiado al autor a escribir un libro determinado.
 
El encuentro se debe tomar como un elemento más del acercamiento a un autor y su obra y por ello hay que tener en cuenta dos cosas. La primera es que hay que intentar mantener la llama del autor tras su visita con más libros, con vuelta a lo leído… y en esto, el papel de la Biblioteca del Centro puede ser de especial interés. La segunda es plantearse si es mejor leer el libro antes o después de la visita. Hay que buscar otros modelos diferentes al habitual de realizar el encuentro después de leer el libro.
 
Si hay que replantearse y mejorar el modelo de encuentro autor/alumnado, no hay que olvidar que una manera de buscar nuevos modos y de animar a la lectura al propio profesorado es la organización de encuentros autor/profesorado, presenciales o virtuales, en relación o de forma independiente de los encuentros autor/alumnado. En la organización de este modo de encuentro los CPRs tienen un gran papel que desempeñar puesto que lo razonable sería que se organizaran para profesorado de varios centros.
 
Mercedes Aguilar
Directora del CPR de Fraga


Última actualización el Viernes, 09 de Julio de 2010 10:23
 
Joomla Templates by Tomislav Feletar