Colaboradores

Este portal ha sido realizado durante el curso 2005-2006 dentro del proyecto "Teatro en la web" aprobado en la convocatoria de Licencia por Estudios del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón  (España) y está coordinado por:
Marisa Aznar Pina

 

 

Teoría sobre el juego dramático PDF Imprimir E-mail
Escrito por Marisa Aznar Pina   
Viernes, 09 de Junio de 2006 12:22
Indice del artículo
Teoría sobre el juego dramático
Páginas 2
Páginas 3
Todas las páginas
Texto basado en el libro « Dramatización y Teatro infantil » (Dimensiones psicopedagógicas y expresivas) de Isabel Tejerina.  Siglo XXI editores, 1994
El origen del teatro está en el juego.  El teatro es una clase de juego: el juego de la simulación.
El juego es un medio para explorar el mundo y aprender. El juego teatral se desarrolla de forma espontánea en el juego simbólico o de forma organizada en la escuela, a través del Juego Dramático, Expresión Dramática, Teatro de los Niños o Dramatización. 
Ya sea por medio del cuerpo y/o de la voz, de los títeres, de máscaras, del teatro de sombras o de luz negra, disfrazados o sin apoyo escénico, el juego es el fundamento de la dramatización.
A través de la dramatización nos conocemos a nosotros mismos en relación con los demás.  Cuando el niño representa un personaje diferente a sí mismo, adopta otro punto de vista, se coloca en el lugar del otro, lo que favorece la empatía.
También el juego dramático tiene un valor terapéutico, ya que mediante la reconstrucción de situaciones conflictivas, el niño se “libera” de la agresividad, canalizando los problemas a través del juego.  Al mismo tiempo es un medio para conocer al niño y sus dificultades.
Sin embargo, la dramatización no es únicamente una válvula de escape sino que es un medio para explorar la realidad y un método de análisis de esta realidad.
El Juego dramático precisa de la cooperación de los niños, del trabajo en grupo, de la toma de acuerdos, del respeto a las normas y reglas acordadas y, por lo tanto, de un control sobre sí mismos.  Al intentar recrear un tema juntos, tienen que aceptar límites y
adaptarse a los deseos y motivaciones de otros jugadores y experimentar el valor de la negociación y de la cooperación, así como de la iniciativa.
Podemos observar cómo los niños y adolescentes expresan la tipificación de las acciones asignadas tradicionalmente a lo femenino y a lo masculino, así como de otros estereotipos que existen en la sociedad en la que vivimos.
A su vez, el hecho de re-crear situaciones imaginarias es una forma de desarrollar el pensamiento abstracto y la creatividad.
La dramatización es un instrumento de capacitación lingüística y constituye un importante medio para estimular a los niños a hablar y ejercitar la expresión.
La expresión dramática también ayuda en los aspectos relacionados con el desarrollo psicomotor.
En conclusión, el Juego dramático favorece el desarrollo integral de la persona, aunque no debemos olvidar que los juegos de drama son juegos y los niños los juegan porque les divierte no porque quieran practicar algún comportamiento o comprender mejor al compañero.


Última actualización el Sábado, 05 de Enero de 2008 12:23